• Habitación doble con supletoria
  • Comedor grande con capacidad para 350 personas
  • Habitación doble especial
  • Detalle menú de mariscos
  • Habitación doble

Servicios

¡Descúbrelos Ahora!

Descubre los diferentes servicios del Hotel Restaurante Áncora Finisterre pone a tu disposición: servicio de internet, rutas de senderismo, alquiler de bicicletas, rutas a caballo, actividades en la playa, etc.

¡Descúbrelos Ahora!

Tarifas

¡Vea nuestras tarifas!

El Hotel Áncora está en disposición de ofrecer tarifas muy interesantes para que todas las personas interesadas puedan disfrutar de una estancia agradable en Finisterre sin grandes esfuerzos económicos.

¡Vea nuestras tarifas!

Reservas

¡Ven a Finisterre!

Si usted desea disfrutar del turismo de La Costa de la Muerte, le invitamos a que realice su reserva en nuestro hotel donde disfrutará de la comodidad del mejor alojamiento en Finisterre. Escoja una de las tres opciones disponibles.

¡Ven a Finisterre!

Contacto

¿Dudas? ¿Consúltenos!

Ante cualquier duda, consulta o sugerencia, contáctenos a través de alguno de los siguientes medios, o utilizando el formulario de contacto. Le responderemos a la brevedad. Estamos disponibles las 24 horas del día.

¿Dudas? ¡Consúltenos!

Conozca un poco de historia del bello pueblo de Finisterre

Su nombre procede del latín finis terrae, fin de la tierra; y punto final también del Camino de Santiago. La singularidad geográfica de Finisterre cautivó desde antiguo a multitud de personas que anhelaban asomar al fin del mundo, donde la tierra acaba y el mar comienza o por lo menos así lo creyeron las legiones romanas al contemplar el hundimiento del sol en sus aguas.

Antiguos geógrafos grecorromanos ubican aquí el Promontorium Nerium y el Ara Solis, el altar de culto al sol, construido por los fenicios y que el mismo Apóstol Santiago hizo destruir al poco tiempo.

Puesta Sol Faro Finisterre

La singularidad de Finisterre surge de las muchas leyendas que envuelven a estas tierras, en las que se entrelazan temas religiosos, marítimos y elementos pétreos. Entre ellas destacan la del Ara Solis, Ermita de San Guillerme, Orca Vella, Piedras Santas, Santo Cristo de Fisterra y la Ciudad de Dugium entre otras. Gracias a la memoria de las gentes de este lugar, estas leyendas siguen vivas, cautivando, junto a las maravillosas vistas que Finisterre posee, a todo aquel que se asoma a visitar el Fin del Mundo. El pueblo de Finisterre, está formado por un núcleo antiguo crecido en anfiteatro sobre el puerto. Sus casas y estrechas calles son de un gran tipismo y originalidad. En el centro se encuentra la Plaza de Arasolis, en las afueras, de camino al faro, encontramos el monumento más interesante de la villa: la Iglesia de Santa Maria das Areas y dentro del conjunto histórico de la villa destaca también el Castillo de San Carlos. Su puerto es el mayor lugar de actividad del pueblo y su lonja la primera lonja turística de Galicia. La flota está formada por pequeños barcos de bajura que utilizan diversas artes de pesca como el palangre, nasas, betas, etc. A cualquier hora del día que paseemos por el puerto, encontraremos marineros que van o vienen de pescar, reparando sus redes o en la lonja subastando el pescado. El sector pesquero es uno de los más tradicionales del pueblo. La buena calidad del pescado y marisco que hay en esta zona hace que los productos tengan una gran demanda en los mercados. La vegetación herbácea sobrevive a duras penas en un terreno azotado por fuertes vientos y fuerte salinidad. Aun así progresan los brezales húmedos de Erica Tetraliz y E. Ciliaris, brezales secos, orquídeas, retamas (alguna endémica de Galicia), centáureas, plantas de acantilado como Armenia y alguna plantación de pino y eucalipto. La vegetación adaptada al complejo dunar que adorna la Playa de O Rostro, una de las más salvajes del litoral gallego, presenta la vegetación psamófila posiblemente mejor conservada de Galicia.

Finisterre es un extraordinario enclave para la observación del paso migratorio de multitud de aves marinas que además buscan refugio y reposo en los arenales y ensenadas pantanosas entre las Playas de Rostro y Langosteira. Los islotes rocosos como los de las Islas Lobeiras albergan una importante colonia de gaviota argéntea, gaviota sombría, patiamarilla y cormorán moñudo.